© 2023 by CHALET ROSA y LAS PERSONAS.

Creado con un ordenador prestado y software de dudosa procedencia.

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • bandcamp

Acerca de Chalet Rosa

​​PRESENTACIÓN INNECESARIA

Chalet Rosa son una banda de fantasía y rock afincada en Logroño que mezcla el indie-rock, el punk, el pop, la fimosis y el noise en un cada vez más gordo –y variado- repertorio propio del cual han dejado el principal testimonio en su único lp hasta el momento, “Se vende”, disponible en Spotify http://ow.ly/bRlH30bS7I3, en Youtubehttp://ow.ly/dYFw30bS7z2, y en un par de maquetas incunables, "Se vende la maqueta" y "Todas las chicas deberían hacer el amor con sus amigos (y viceversa)" a la venta en parafarmacias, burguerkings y lupanares periféricos. Las puedes conseguir escribiendo a este mail: lallevas@yahoo.es, o un mensaje al Facebook de Chalet Rosa o llamando al 647522237, y preguntando por Ofelio. 

​​

La música de estos ínclitos parguelas ha virado desde los experimentos loquis iniciales de “Ponte en pelotas” o “La vida es muy rara”, pasando por sus más conocidas y potentes “La moda”, “Comidas de negocios”, “Todas las chicas deberían hacer el amor con sus amigos” o “El retrato de Dorian Grey” (versión de TV Personalities) hasta sus recientes composiciones con la nueva formación: “El gen de la melancolía”, “Una nueva era”, “Hijos de puta”, “Jamaica”, “Aventuras en Barcelona”, “I wanna B Shoegazing”, "En la playa de Hendaya", "Dodo" o “La muerte no existe”, entre otras, algunas de las cuales ya han presentado en directo, por ejemplo en su concierto compartido con Imperio el pasado noviembre en Barcelona, o en Pamplona con Espanto este pasado verano. Volverán a hacerlo muy pronto, con varios sets en mayo de 2018 junto a Bigott en el Dabadabadá de Donosti, Río Arga en el Txintxarri de Pamplona, la sala Shake Bilbao y presentando un libro de insultos de la editorial Pepitas de Calabaza en el Stereo de Logroño.

​​

Además, también han ido ampliando su repertorio de  versiones de otros grupos nacionales e internacionales del indie o el punk adaptándolos –cuando es menester- al castellano (Daniel Johnston, Guided By Voices, los Ramones, una de Buzzcocks en preparación, Eskorbuto, Juan Cirerol, Siniestro Total, Aerolíneas Federales, Ciudad Jardín, etc.) casi siempre con el objetivo de divertir y/ o avergonzar al personal, pero también de agobiarlo un poco. Y con las omnipresentes referencias de algunos de sus múltiples e insuperables iconos musicales. Desde la Velvet Underground, Ciudad Jardín, Syd Barrett, Spacemen 3, Guiller Momonje o Los Ronaldos hasta Sonic Youth, Kaka de Luxe, Queens of the Stone Age, Kyuss, Pixies, Juan Cirerol, Televisión, Yo la Tengo o The Saints.

​​

De estos melómanos sin fronteras, procedentes de España y Méjico y residentes en Logroño, hay que destacar el vídeo clip “Tienes que estudiar”, dirigido por el barcelonés Manolo Vázquez y protagonizado por Jordi Vilches. Y también su desparpajo, sus melodías contagiosas, otro clip dirigido en 2013 por el fotógrafo Emilio Blasqui- cuyo título lo dice todo, “Todas las chicas deberían hacer el amor con sus amigos (y viceversa)-, y un disco editado en Spotify y otras plataformas online, “Se vende”, que está dando mucho que hablar; además de su vídeo absurdo de “Pipino el Breve”, acerca de las andanzas del papá del bastardo y conspicuo Carlomagno, también realizado por Emilio Blasqui.

​​

COMPONENTES CHALETEROS

​​

El único superviviente de la formación habitual, es su fundador y pornochacha, Álvaro Sánchez, cantante y guitarrista (también gurú del grupo de pop Las Personas, además de exrapero de la banda adolescente Platanito And The Goomiers, cuyas cintas de cassette anda últimamente el propio Árbolo pasando a cedé para deleite de fans pijas viejas y modernas de provincias). Toca y canta muy mal, pero es el principal responsable de la composición -aunque le ayudan los demás chaletos-; se siente. 

Sergio Díaz, por su parte, es el lead guitar, nacido muerto en Ciudad Juárez que resucitó de entre los vivos en Villamediana, fan de la locura psicodélica, fabricante de cervezas con bacon y peyote, creador de mundos dodos, alfabetos imaginarios y canciones chulérrimas como "No vas a dormir" o "Carne asada de ratón". El ex-componente de The Aghs es el culpable de los coros y los arreglos guitarreros finísimos. Lo que más le gusta es pelársela los jueves por la mañana mirando su bola de cristal.

Javier Navaridas, bajista, stoner fan de Meñique, Ramsey Bolton, Franco, Pixies y los Queens of the Stone Age; que lo mismo le puedes dar un bajo que una batería (fue un tiempo el batería de la formación) que un piano o un ukelele que te los va a tocar igual... Ex componente de Dork y creador del Alfabeto Random, el genio sin mesura de Navaridas se explica tocando... Entre otras ventajas sexuales de su compañía, lleva un GPS incorporado -como los dragones de Dayneries- si te pierdes después de los conciertos.

Jorge McGregor, el batería, es el encargado actual de los platos. El conocido ex baterista rubio y cabrón de El Último Tren, la Orquesta Triste Diablo o Camel Walk y otras míticas bandas logroñérrimas y contingentes como el planeta Venus; animalista, músico puntilloso y de nivel, melómano loco y metralleta, es el último fichaje de la banda y el segundo más guapo de la misma después de Álvaro. 

Bueno, y de Anita. Porque Chalet también cuenta con la colaboración puntual de la cantante Anika Neka, de voz fine and furious 2X1, celebridad local y sinpar moderna deluxe cuya leyenda cuenta que en cierta ocasión fue trasladada por una serie de adoradores nacionalistas cántabros en una mesa de mierda mágica atravesando el Casco Antiguo de Logroño hasta las postrimerías del Maldeamores entonando la canción de Alabaré y otros cantos metafísicos para mongoles. No se hagan muchas ilusiones con ella: es la esposa del celoso y furibundo guitarrista juarenese.

​Tras algún que otro directo acústico con el único ruido añadido de su mala lecha y su actitud, como sus admirados Violent Femmes, Chalet Rosa han vuelto al cuarteto y a la electricidad. También les encantaría ser un grupo de shoegazing, pero les faltan pedales y paciencia. Lo único que les sobra es hedonismo, narcisismo y una galopante mitomanía. Aunque, dénles tiempo (y un fuzz), y verán, verán... Escuchen, si no, una de sus últimas perlas ensangrentadas: "Yo quiero ser shoegazing", de la que existen tres versiones, en inglés, en español y un mega-mix bilingüe influencia de los Jesus and Mary Chain, Drop Nineteens y Dora la Exploradora.

 

LOS ORIGINALES MIEMBROS JUBILADOS​​

Los demenciales chicos acelerados..., perdón, esos eran los Eskorbuto... Decíamos, los orginales miembros jubilados de la banda fueron el guitarra Gabriel Ameztoy, que sigue haciendo el ganso maravillosamente bien en Los Orgánicos (y también fue batería de Violeta Vil, entre otros), diseña aspas de molinos eólicos, alas de aviones y hasta ha creado un vino propio con el nombre de "Vinos Subterráneos" que está para chuparse las uñas: https://www.facebook.com/505vinossubterraneos/posts/1655132004751957.

El guitarrista convertido en amazing bajista Guillermo Moreno, dedicado en cuerpo y alma a su pasión -y también su profesión- por la pintura en su estudio de Madrid. Sus geniales cuadros, entre Ed Hoper, Sonic Youth, Nick Drake y el mismísimo Fiedrich en un DeLorean máquina del tiempo, han sido presentados en diversas exposiciones nacionales y los puedes ver aquí: https://guillermo-moreno.com/ 

Y Miguel Solivera, el gran batera. Ex componente de los míticos Naive, de Las Personas -y de mil bandas más de fogosa existencia local-, monitor de esgrima, educador canino, pintor decorador, poeta loco y actor ocasional. Y en estos momentos retirado del mundanal ruido de baquetas gracias al amor y a la vida, que le han dado tanto.

LA “ESCENA” DE LOGROÑO.

 

La irrupción de Chalet Rosa en Logroño coincide con unos últimos años de cierta efervescencia local, tras la larga temporada en el desierto desde aquellos míticos años años 80 de los Obras Públikas y Vertical Dadá…. (con las más que dignas excepciones a través de los años, con bandas como el pop siniestro de La Ciencia y algunas más como Historia de Otro, Sueños Virtuales, Sugarfree deejays, Naive…) A la irrupción de los ínclitos chaleteros, se unen otras gemas salidas directamente de la capital del Rioja que han sonado por toda la geografía española, como Pan Total, Sagrado Corazón de Jesús, Táctel, Las Personas –dirigidos también por el propio Álvaro Sánchez-, Hijas del No, Violeta Vil, Isaac Miguel o Monster Lover; entre el punk y el rock, la new wave o el pop de autor... Además de otras bandas también logroñitas en el primer nivel de la escena nacional como los increíbles Espanto, fichados hace años ya por Austrohúngaro (el sello barcelonés de referencia gobernado por Hidrogenesse), y cuyo último álbum, “Fruta y verdura”, fueron el tercer y el segundo mejor disco del pasado año según la crítica y los lectores de Rockdelux -y con quienes tocamos este junio en Pamplona-. O los no menos increíbles Papaya, fichados por Jabalina Records, y cuya canante, Yanara Espinoza, compinche y amiga de Chalet, tiene también vínculos familiares con La Rioja a la que acude regularmente para tocar, pinchar o simplemente irse de pinchos...; mientras que el llamado `bajista del indie´ Miguel Aguas es de Logroño. Los papayos que con tan sólo un álbum, “No me quiero enamorar”, han reventado las expectativas iniciales, han sido multipremiados y llevan de gira continua desde el FIB de 2015 hasta el reciente WOMAD de 2017.

"Se vende” es el álbum de debut de Chalet Rosa. Diez canciones de pop gamberro e iconoclasta"

                                                             -  Rock Deluxe

 
Comparte también con nosotros en:
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • bandcamp